Abril 24 de 2019

    Bienvenido: Invitado

    Síganos en:

Blog

La camiseta de Colombia se porta con dignidad y la dignidad no es amar, amar y amar

  • 20 noviembre 2015
  • Número de vistas: 318
  • 0 Comentarios

Y ahí está Colombia como un carro al que le salen defectos en cada presentación y que funciona de vez en cuando para llegar a su destino: Rusia. Ahí va ese automóvil defectuoso al que le sale humo por doquier, le suena hasta la pintura, le gotea aceite, las llantas le flaquean y, más preocupante, el que va en el timón nada que encuentra el norte, menos aun cuando el ruido del carro le indica que debe meter tercera y mete primera, hay que bajar a segunda y le da cuarta. Y ahí va esta Colombia que fue un Ferrari en Brasil 2014 y hoy es un topolino agotado que hace tres días se disfrazó de KIA, y nos dio esperanzas con el segundo tiempo en Chile.

Y de nuevo están ahí los puritanos, los más papistas que el mismo Papa (y eso que el Santo Padre sabe de fútbol), esos románticos que se envuelven en la bandera nacional con el pensamiento de que nada se puede decir, que una crítica es ser anti-colombiano, que decir que lo que se vio ayer fue un desastre da para que te quiten el pasaporte por apátrida, esos que creen que Pékerman, James y demás hombres que hoy andan en horas bajas son intocables, seres de luz que no cagan o mean y que, sí, la cagan y se mean en la adversidad y el presente. Nada más dañino para cualquier organización, grupo, país o tribu que andar bajo el tufo de la adulación eterna y, bajo cualquier condición, vivir bajo la sociedad del mutuo elogio, del halago por el halago. Entiendo que muchos por edad y "analfabetismo futbolero" no recuerden las lecciones que le dejaron a Colombia el Mundial de USA 94, la goleada de Londrina y otras vergüenzas más que se escribieron por el hecho de adular, adular y adular.

¡Qué va! A mí no se me va a quitar lo colombiano, ni estoy montado en el bus de la victoria y me bajo en la derrota por decir que vamos mal, que Pékerman está dirigiendo mal y que James jugó a nada. Jugué mucho fútbol, estudié y estudio a diario este deporte, leo, veo partidos, debato y aprendo. Yo al fútbol lo amo cuando hay que amarlo, hago pataleta y me pongo bravo cuando hay que hacerlo ¡Qué deporte aburrido sería el fútbol si siempre hay que amar lo que se ama y odiar lo que se desea que siempre gane!

Nada le salió a Colombia. Ni la defensa, ni los volantes de marca, ni la creación, ni el ataque, ni el orden, ni el planteamiento táctico, ni los cambios y menos aún la parte física. En cambio, Argentina ganó por: carácter, orden, equipo corto, practicidad, gónadas, actitud y eficiencia. Nos podemos ir con prosa y verso con el partido, acá nos quedamos días hablando del tema. Hay 4 meses para mejorar, encontrar eficientes marcadores de punta, evaluar la parte física (dos partidos en Barranquilla en que nos estamos fundiendo y el rival termina corriendo más), analizar si el rombo y la línea de cuatro son "palabras sagradas" que nunca se pueden modificar, mirar cómo anda la soberbia, la humildad y la actitud de jugadores como James que sin ton ni son empujan a un compañero en un gesto reprochable...

Mucho por mejorar en poco tiempo y sin fechas FIFA de por medio. Yo, si pudiera, me llevaba 35 jugadores de este proceso a una finca remota, desconectados de todo y hacía una catarsis de racamandraca con fuete incluido. De igual forma, hay que llamar al orden a Pékerman y apretar clavijas. No se les olvide queridos románticos que él es un empleado de la Federación y se le paga un sueldo por dar resultados, no por los que ya dio.

Estamos con 4 puntos, en el lote de Venezuela, Perú y Bolivia, en la clase C de la eliminatoria. Ustedes verán si siguen diciendo que están en las buenas o en las malas hasta que se inmolen. Yo apoyo y amo en las buenas, en las malas doy mis críticas y pido rectificar, es mi formar de amar. La camiseta de Colombia se porta con dignidad y la dignidad no es amar, amar y amar. Eso es bobada...

Este tema se vuelve a tocar en marzo. Hablando de marzo: ¡Ya tengo las boletas para ver a los Rolling Stones junto a mi padre, mi hermano y hermana! Lero, lero, lero,lero....Buen día.

Perfil
Uno de los Tuiteros más influyentes de Colombia. El periodismo, el Rock, el fútbol y su hija Mariana marcan las pautas de su vida. Actualmente escribe un libro de anécdotas y grandes protagonistas en la historia de Atlético Nacional
AutorAndrés Ríos López
Twitterhttps://twitter.com/poterios
Categorías: Blog
Tags:
Calificar este artículo:
4.0

Por favor Ingrese o Regístrese para comentar.

Escúchenos También en:

radios.com.co/

Descargue nuestra aplicación móvil


  • |   Quiénes Somos    |
  •     Media Kit    |
  •     Contáctenos   |
  •     Site Map    |
  •     Términos y Condiciones    |
  •     Políticas de Privacidad    |
  •     Nuestros Servicios    |

Síganos en: